jueves, noviembre 15, 2018
Home | Columnistas | Ana Simó | La autoestima de nuestros hijos

La autoestima de nuestros hijos

Ana Simó — Psicóloga Clínica — Terapeuta sexual, familiar y de pareja — Directora del Centro Vida y Familia Ana Simó

Expresiones como niño maleducado, muchacho necio, poco servible, hasta comentarios tales como “papi te recogió de un basurero, eres el patito feo de la casa, “tenía que ser fulano” son expresiones que muchas personas no pensarían que podrían marcar la valía de un ser humano.

Podría pasarme horas escribiendo sobre casos que he tenido en consulta de personas que han tenido muchos éxitos a nivel laboral y a pesar de eso, dicen sentirse con un autoestima baja, y una de las frases mas repetitivas es “la gente ni se imaginan que soy así” y al hurgar en su pasado me encuentro que simplemente fueron muchas veces marcados por expresiones despectivas que pudieron ser en el momento lanzadas con rabia y sin la intención de crear una inseguridad en ellos, sino más bien fue utilizado como una forma de hacer que fuera el “niño obediente y que hace lo que los adultos digan” , también debemos mencionar que si estas expresiones van acompañadas de gestos que enfatizan la descalificación tendrá una profunda resonancia en la identidad del pequeño.

Por eso, hoy en día es tan importante para el desarrollo de una buena seguridad y respeto de uno mismo, que la familia colabore de forma positiva, con expresiones y gestos donde se enaltezca las cualidades y el orgullo de pertenecer a dicha red familiar.

A continuación les mencionare algunas recomendaciones para que no cometan estos errores:

Siempre es bueno reforzar los logros conseguidos por nuestros hijos pues muchas veces nos encontramos que podemos ser muy exitosos en la edad adulta, pero estos logros no son más que una forma de enfrentarnos a ese niño inseguro que está en nuestro interior pidiendo para sentirse amado.

Es bueno criticar las malas acciones de nuestros hijos pero nunca criticar a la persona en sí.

Enseñarles a poner límites y a saber decir NO.

Debemos permitirles a nuestros hijos que se equivoquen y dejar que ellos aprendan a resolver sus conflictos, sintiendo que tienen nuestro apoyo, pero que nunca tomaremos decisiones por ellos.

Permitirle expresar sus sentimientos, escuchándolos con atención y dejando que sean simplemente ellos.

Hacerles sentir que son únicos y que lo más hermoso que tienen es su identidad y sus valores.

Cuando tenemos conversaciones entre adultos, debemos tener sumo cuidado si hay niños delante de nosotros, recuerden que los niños escuchan todo y no necesariamente interpretan las cosas como los adultos.

Enseñar a nuestros hijos que somos imperfectos y que siempre debemos buscar mejorar como individuos.

Debemos darles responsabilidades pero siempre tomando en cuenta que son niños y que no tienen que hacer tareas de los padres.

Fomentar sus habilidades y celebrar en todo momento sus dones.

Si los padres realizan estas recomendaciones, tendrán niños sanos emocionalmente.

Disfrute de la revista digital

Check Also

El impacto de la ansiedad en nuestro día a día

Por Ana Simó — Psicóloga. Terapeuta Sexual y Familiar. — Directora Centro Vida y Familia …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial