sábado, mayo 25, 2019
Breaking News
Home | Columnistas | Tita Hasbun | ¡Moda, Cámara y acción!

¡Moda, Cámara y acción!

Por Tita Hasbun

Vamos a iniciar con un sencillo ejercicio de algo que todos hacemos a diario cuando nos paramos frente al closet a preguntarnos ¿qué me pongo? Mientras miramos la ropa de nuestro armario, la autentica pregunta que nos estamos haciendo, probablemente frente al espejo es ¿quién soy? O al menos, ¿qué quiero demostrar a los demás de mi persona? O quizá ¿qué es lo que no quiero mostrar? ¿Qué es lo que de verdad quiero ocultar?

Ya sea que queramos pertenecer a un grupo social y apegarnos a las normas como si queremos rechazar la norma para ser diferentes (“ser nosotros mismos”), como quiera estamos eligiendo un “modus de vida”, ya sea imitando algún patrón visual conocido o si queremos mostrarnos como “únicos y diferentes¨, en ambos casos –o seguimos las tendencias o rechazamos las modas.

Pero en el caso de que nos digamos: no sigo ninguna, al final tenemos que vestirnos, echar mano al maquillaje, los peinados, los complementos, etc., y ya sea utilizándolos o no, construimos un personaje, diseñando nuestras identidades que, como un guionista de cine, al final creamos un relato de nosotros mismos y lo que queremos comunicar a los demás.

Hoy quiero aprovechar para abordar el vinculo entre el cine y la moda, que son, en mi opinión, las dos maneras más visuales de entender el mundo desde finales del siglo XIX, los dos grandes “patrones” de la cultura; los dos lenguajes definitivamente de supremacía.

El cine y la moda son dos industrias independientes que se complementan hace décadas. Esta primera es una de las principales fuentes de inspiración de los diseñadores. En muchas ocasiones, se puede observar una colección dedicada a alguna película en particular, o a veces es tal el impacto generado por algunas estrellas cinematográficas que ciertas prendas o hasta estilos se impusieron a partir de estos, ya que la gente aspiraba a ser como ellas, y se convirtieron en iconos de la moda. Es por esto que se puede considerar al cine como un difusor de moda, imponiendo el uso de determinada indumentaria o accesorios, y hasta de cortes y colores de cabello. Por el otro lado, el cine toma la moda y tendencias, amoldándolas en base a la narrativa de la película. Para recrear alguna época en particular, se debe inspirar precisamente en el código indumentario propio de esta, con el objetivo de que el espectador pueda reconocer tiempo y espacio. También se puede basar en estos códigos para transmitir algún mensaje en particular o distorsionándolos para enviar algún mensaje controversial. La moda es una herramienta que el cine utiliza como recurso en base a lo que pretenda generar y transmitir al espectador.

Pero, además, el cine es el creador de toda una civilización óptica y la moda considerada un lenguaje internacional que traspasa fronteras, idiomas, dos sistemas de comunicación capaces de construir la identidad de la humanidad del siglo XXI.

El estudio del diseño industrial y moda tiene grandes escenarios para que el profesional pueda desarrollar su talento y fuerza creativa, no se limita solo a presentar colecciones en la pasarela, a sacar una línea o marca para satisfacer a consumidores / clientes, que en esta era de la globalización la competencia con las marcas internacionales del pret-a-porter ganan cualquier batalla debido a los precios, la calidad textil, el patronaje y la rapidez con que se mueven las producciones en serie, una mecánica avasalladora que coloca en desventaja a países en vías de desarrollo como el nuestro.

Y como no solo de la pasarela vive el diseñador, hoy les pongo de ejemplo una opción real y tentadora: la industria del cine dominicano y la oportunidad de estar en las producciones cinematográficas internacionales que filman en nuestro país, una gran brecha que gracias a la ley de Cine que fomenta su desarrollo, ya muchos artesanos, profesionales y trabajadores encuentran una coyuntura para insertarse en el negocio.

Aplacando los demonios del ego, esto debe mover a los artistas del diseño a reinventarse, ya que, junto a figurinistas, vestuaristas, estilistas, modistos, diseñadores de accesorios, complementos, maquilladores, etc., son los auténticos antropólogos o investigadores históricos que visten los guiones, cambian modas y hasta construyen nuevos estilos de vida.

Check Also

Mi familia es el tour

Si viajar en familias de cuatro, cinco o seis miembros lo hacen todo más animado …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial