domingo, septiembre 15, 2019
Breaking News
Home | Destacados | Casos y Rostros | Albert Einstein: Tan sabio como humano

Albert Einstein: Tan sabio como humano

La Universidad Hebrea de Jerusalén hizo pública una serie de 1.300 cartas escritas por Albert Einstein desde 1912 hasta su muerte, en 1955. El material no aporta alguna clave en relación a sus investigaciones, pero sí da cuenta de pormenores de su vida personal, en los cuales menciona a sus esposas, amantes, amigos e hijos

Por Karina Brocks

Albert Einstein publicó la teoría de la relatividad, ganó el premio Nobel de Física, fue un gran pacifista y, con sus virtudes y defectos, también fue un ser humano como cualquier otro.

En este sentido, nada mejor que aproximadamente 1.300 cartas personales para rescatar al hombre que se esconde tras el icono. Entre las revelaciones encontramos que el científico perdió la mayor parte del dinero que ganó con el Premio Nobel en los tiempos de la Gran Depresión, fue un padre más fiel de lo que se creía anteriormente y no tenía problemas para hablar de relaciones románticas con su segunda esposa.

Otras misivas, conocidas previamente, parecían sugerir que su primer matrimonio con Mileva Maric (con quien tuvo dos hijos) fue desdichado.

Al divorciarse, el científico se casó con una de sus primas, Elsa, y fue precisamente la hija de ella, Margot, quien a finales de los años ochenta donó estas nuevas cartas a la Universidad Hebrea, con la orden de no hacer público su contenido hasta dos décadas después de su muerte (8 de julio de 1986).

Uno de los puntos que más ha sorprendido a académicos y biógrafos al leer el material es la forma en que Einstein comentaba abiertamente sus affairs extramatrimoniales con su segunda esposa, así como con su hijastra y confidente, Margot. Esto demuestra una profunda amistad y comunicación hacia sus seres queridos, contradiciendo algunas versiones que señalaban que era muy frío en el trato con allegados.

Las cartas hacen referencia a varias mujeres que pasaron por su vida, entre las que figuran Estella, Betty y Toni, con quienes compartió conciertos, lecturas y paseos en velero.

El número de amantes, según sus biógrafos, superó la decena. Una espía soviética casada, Margarita Konenkova, fue otro nombre en la vida del físico. Margot fue la cartera entre ambos: “Te adjunto una pequeña carta para que se la des a Margarita, y evitar darle golosinas a los ojos curiosos”, escribió Einstein.

Ethel Michanowski, una figura conocida en Berlín, también estuvo relacionada sentimentalmente con Einstein hacia finales de los años veinte y principios de los treinta. Era amiga de sus hijastras y tenía aproximadamente 30 años, 15 menos que el científico en aquel entonces.

En una carta a Margot, de 1931, se quejó de “La Señora M.”, refiriéndose a Michanowski. “Me siguió (a Inglaterra) y sus persecuciones me están sacando de control”. En otra misiva, dirigida a su esposa Elsa, Ethel Michanowski vuelve a ser protagonista: “La señorita M. definitivamente actuó de acuerdo con la mejor ética judeocristiana: 1) debes hacer lo que te brinda placer, sin hacer daño a nadie; y 2) no debes hacer cosas que producen malestar y que afectan a otras personas. Debido al punto 1, vino conmigo, y por el punto 2, no te dijo a ti ni una palabra. ¿No es eso irreprochable?”, pregunta Einstein.

A pesar de que algunos historiadores señalan que el matrimonio entre Einstein y su prima Elsa fue por conveniencia, puede apreciarse que entre ambos existía una relación muy especial. Él le escribía casi a diario, contándole sus experiencias en los viajes para dar conferencias.

De esta manera, se han podido conocer algunas de sus opiniones acerca de su vida y trabajo. En 1921, expresó en una postal: “Pronto estaré harto de la teoría de la relatividad. Incluso algo así se desdibuja cuando uno se implica demasiado en ello”. En 1933, años antes del Holocausto, dejó para la posteridad: “Uno teme en todas partes la competencia de los cerebritos judíos expulsados [de Alemania]. Estamos incluso más agobiados por nuestras fortalezas que por nuestras debilidades”.

Einstein, judío y alemán, tuvo que huir de su país en los años treinta por el acoso del ascendente régimen nazi. Según señala en otra misiva, un colega alemán le había dicho: “No vayas ni a la frontera con Alemania, porque el odio hacia tí está fuera de control”.

En otra carta a Elsa, le cuenta cuán duro le resultó tener que usar frac en una visita a la universidad británica de Oxford. Para disimular que no llevaba medias, se puso botas con el esmoquin. Las 1.300 cartas de Einstein superan el número de 3.500 páginas, en las cuales hoy tenemos la oportunidad de acercarnos a este genio de nuestra historia contemporánea, al conocer anécdotas y pensamientos que revelan algunos misterios y detalles de su vida privada.

Einstein fue uno de los fundadores de la Universidad Hebrea y le concedió su patrimonio literario y documentos personales. Además de esta serie de misivas, la universidad tiene los derechos de su imagen, voz y citas.

Datos de interés

Albert Einstein nació el 14 de marzo de 1879 en la ciudad de Ulm, Alemania.

Estudió física y matemáticas en la Academia Politécnica Federal de Zürich, en Suiza.

Revolucionó el mundo de la ciencia al difundir sus trabajos acerca de la Teoría Especial de la Relatividad. De ahí la universalmente conocida ecuación E=mc².

Posteriormente, publicó la Teoría General de la Relatividad, que hoy ha hecho posible que se desarrolle tecnología satelital como los sistemas de localización y orientación GPS (Global Position System).

Fue reconocido con el Premio Nobel de Física por su investigación acerca del efecto fotoeléctrico y su aporte en el campo de la física teórica.

Dejó la escuela a los 15 años tras obtener malas notas en historia, geografía y letras.

Su primera esposa fue Mileva Maric, con quien procreó dos hijos.

En 1919 se casó con su prima Elsa.

Desde temprana edad aprendió a tocar el violín, instrumento que llegó a ejecutar con gran maestría.

Fue un gran pacifista. En 1933, tras la nominación de Adolf Hitler como canciller, Einstein renunció a su nacionalidad alemana.

Falleció en Estados Unidos, el 18 de Abril de 1955.

Disfrute de la revista en Issuu

Check Also

La importancia del Cine Nacional

Por Tita Hasbun/ [email protected]/ @tita.hasbun “El cine es un espejo pintado” Ettore Scole El cine …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial