lunes, marzo 30, 2020
Breaking News
Home | Destacados | Casos y Rostros | Marilyn, tras el mito

Marilyn, tras el mito

Por Laura Federici

Esta mujer, ícono sexual de los años cincuenta, todavía sigue deslumbrando al mundo a 45 años de su muerte. Además de sus tantas fotos famosas en revistas como Playboy, Life o Vogue, el cine de Hollywood la descubrió una gran comediante que se lució en películas como “Los caballeros las prefieren rubias”, o “Con faldas y a lo loco”, y fue galardonada con el Globo de Oro 1960 a la mejor actriz de comedia. Muchos son los artistas, fotógrafos y escritores que han reparado en ella. Desde Truman Capote hasta Andy Warhol que la retrató en su famosa serie que recorrería el mundo. Su rostro y su cuerpo ha sido inmortalizado por décadas y ella solo posa, sonriente. Pero pocos han captado su verdadera esencia frágil, inteligente y sensible, detrás del mito sexual en que se convirtió.

La vida de Norma

Ciertas vidas tienen la misma intensidad en la tragedia como en la gloria. Son vidas signadas por un destino maravilloso y cruel. Biografías escandalosas y turbulentas, infancias infelices, orfelinatos, abusos, dependencias y tragedia rodean a muchas estrellas. Marilyn de nombre artístico, Norma Jean Mortense, actriz estadounidense nacida en los Angeles llegó a ser símbolo de belleza sexual de los años 50, no escapa a esto. De infancia difícil con madre esquizofrénica y padre desconocido, abusos y soledad, conoció el dulce sabor de la gloria y la cima de la fama en su juventud. Mujer hermosa como pocas, supo conjugar el aire seductor y la maravilla de un cuerpo y un rostro privilegiados. Actriz y mito, mujer y diosa. Muchos son los hombres que la han deseado, muchos los romances, matrimonios y amantes que se le conocen. Arthur Miller, los hermanos John y Robert Kennedy, Frank Sinatra, Ives Montand, Joe Di Maggio y muchos otros son algunos de sus más famosos amores. Así fue Marylin buscando el amor, la única huella real en un mundo desvalido. Mientras, su muerte sigue rodeada de misterio, intrigas políticas, asesinato o suicidio. Su belleza fluye sola en cada foto con su mirada frágil, cabello color platino y su cuerpo cubierto de curvas y erotismo. Ella solo encontró su lugar posando a la cámara que la retrató burlando la superficie y llegando a la fragilidad y nitidez de su interior. Channel N° 5 es el perfume que la envolvía, desnuda y sola sobre la almohada.

Retrato de una diva

La rubia platino que se inmortalizó con el Happy Birthday Mr. President, dentro de mucha otras cosas, lejos está de la imagen estereotipada y banal que la ha consagrado. El escritor Truman Capote en su libro “Música para Camaleones” hace un retrato inteligente y sensible de esta mujer. La describe con una “deslumbrante inteligencia” y una “incontenible sensibilidad”, con una inseguridad grande frente a si misma y el mundo. El retrato de Truman Capote en su encuentro revela una Marylin desconocida hasta el momento. Sobre el final del relato ella pregunta:

—“Que dirías si alguien te preguntara como soy de verdad?”, pregunta Marilyn a Capote.

—El describe magistralmente la escena: “La luz se iba, Marilyn parecía esfumarse con ella, mezclarse con el cielo y las nubes, disolverse a lo lejos. Quería elevar mi voz sobre el chillido de las gaviotas y llamarla para que volviese, Marilyn!” Y contesta:

—“Diría que eres una adorable criatura”.

La última sesión

“Burbujeante, con una belleza limpia, bonita, se salía de la foto”, así la describió Bert Stern en su última sesión de fotos. Desnuda, fotografiada en estado puro, solo con un toque de rojo en los labios y una cicatriz en el vientre, se dejó ver como todo un símbolo de humanidad. Una cicatriz que días antes había suturado su cuerpo, la deja ver a sus 36 años como una mujer madura, distinta, aburrida también ella de esa imagen de rubia platino que el mundo acostumbraba mostrar. En esa misma sesión, también posó con un vestido negro, majestuosa y sugerente. La revista Vogue las publicó a tan solo un día después de su muerte. Fue como una despedida secreta hacia los ojos del mundo que le había concedido su reinado. La mujer más deseada había fascinado al mundo entero y lo había hecho girar sobre su lunar de belleza. Su alma, frágil e incandescente, ya estaba en otra parte. Según Stern “ Fotografiar a Marilyn era como fotografiar la luz.” Prueba de ello es el legado de belleza que la ha convertido en mito.

Check Also

Entre “Whisky y Cheese” nos veréis!

Por Tita Hasbun – Tita.hasbun@gmail.com / @tita.hasbun Bueno este año sí que paso rápido. Ya …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial