viernes, julio 19, 2019
Home | Destacados | Casos y Rostros | Primer asalto: BOX versus Derrotismo

Primer asalto: BOX versus Derrotismo

Por Elena Crespo

Desde la antigüedad, ninguna disciplina ha albergado tanta metáfora vital como el boxeo: lucha física y espiritual contra demonios internos, posibilidad de ascenso social, sueños de gloria, caída y resurgimiento. Y si no…recuerden lo que dejó escrito Virgilio en La Eneida: “Y ahora aquel que de vosotros tenga fuerza y valor en su corazón que dé un paso al frente, se encaje los guantes y levante los brazos”.

La gran pantalla hizo que Rocky o Huracán Carter se convirtieran en figuras imborrables en la retina visual de muchos de nosotros. No sólo porque evocan imágenes irrepetibles de la tensión del cuadrilátero, en donde un par de púgiles uno frente a otro, a partir de un físico cultivado gracias al entrenamiento y la resistencia mental, se baten en duelo para sobrevivir al encaje y quedar en pie, sino porque representan los valores de un deporte que encarna la nobleza y el sacrificio.

El director Clint Eastwood dio un paso más e introdujo como papel protagonista a una mujer llamada Maggie Fitzgerald, que soñaba con ser una boxeadora profesional. Parecía obvio que este furor por este deporte se trasladase de las salas del cine, al mundo real. ¿Y dónde mejor que fuera esta transición? Está claro, en los gimnasios.

Solo frente a sí mismos y sus limitaciones, sin sangre en las cejas sin daños colaterales tres jóvenes ejecutivos, tres neopúgiles, dos hombres y una mujer, practican BOX en Exercise Club, uno de los pocos gimnasios que ofrecen esta disciplina en el país. Con los guantes puestos, imposible pulsar el teclado del smartphone, persiguen canalizar los nobles valores intrínsecos a este deporte y que les permite quemar adrenalina, liberar la espita mental y afilar musculatura para salir del gym con las decisiones de alto nivel más cristalinas que el espejo frente al que hacen sombras.

Olviden tatuajes y calzonas con dragones. Rocky ha subido la célebre escalera hasta la dirección de cualquier empresa. “Aparte de los beneficios físicos obvios, adaptas lo que practicas a tu filosofía laboral. Aprendes a estar más relajado, a respirar y a intuir por dónde pueden venir los golpes”, explica uno de ellos mientras esquiva un golpe diestro.

El experto en fitness Juan Carlos Vargas asegura que BOX, combina fuerza, coordinación y flexibilidad, con ejercicios aeróbicos. Además, aumenta la densidad ósea, tonifica el cuerpo, quema grasa, reduce el estrés y mejora la autoestima. “Lo primero es que no te aburres, es una disciplina que te mantiene en constante alerta y segundo, que con instructores profesionales no te lesionas”.

Como toda disciplina, requiere de una fase de calentamiento y de un aumento progresivo de la intensidad. “La rutina, en sesiones de 45 minutos, es exigente, pero adaptable a cualquier condición física”, explica Vargas haciendo hincapié en que lo importante es la generación de bienestar a través del entrenamiento físico.

Los rounds se componen de la serie de “guanteo” y de ejercicios libres, un sistema que permite al participante estar en la zona cardio durante toda la clase. Las tres zonas más beneficiadas con el entrenamiento son el abdomen, las piernas y obviamente los brazos. “Desde los primeros minutos tu corazón empieza a bombear y prepara a todo tu cuerpo para golpear los sacos durante los rounds en los que se divide la sesión”, sostiene Vargas.

Hay un receso y uno de los participantes se acerca jadeante, con la sonrisa algo descompuesta por el esfuerzo. La coordinación, la concentración y la exigencia física que este ejercicio reclama son tan altas que es imposible seguir pensando en los problemas del trabajo. Una buena oportunidad para probar algo diferente y estar en forma.

Check Also

“La Llamada”, musical que abraza el amor, la fe y la música

Con entusiasmo y buena acogida fue recibida la obra teatral “La Llamada”, un musical que …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial