jueves, noviembre 7, 2019
Breaking News
Home | Destacados | Equipaje | Parc de la Ciutadella, Port y Maremagnum

Parc de la Ciutadella, Port y Maremagnum

Por Carlos Callero

El Parc de la Ciutadella debe su nombre por ocupar terreno de la Ciudadela que mandó construir Felipe V para dominar la ciudad tras la Guerra de Sucesión en el siglo XVIII. El 11 de septiembre de 1714, tras un asedio de más de 13 meses, Barcelona cayó en poder del ejército del rey Felipe V, que para mantener la ciudad bajo un firme control mandó construir esta ciudadela o fortaleza, la más grande de Europa por entonces. Es por consiguiente uno de los parques más grandes de la ciudad. Un excelente lugar de relax para pasar una buena tarde y –si la visitamos con chicos- también podremos conocer el Zoológico de Barcelona.

Las tardes en este parque son muy agradables, concurridas y si se quiere, agitadas por la música de diferentes países del mundo (los domingos hay candombe), artistas circenses y bailarines ensayando. Su vallado recinto alberga -además- el restaurante conocido como Castillo de los Tres Dragones y antiguo Museo de Zoología, de estilo neogótico con una marcada tendencia hacia el modernismo; el Hivernacle; el Umbráculo; el Museo Martorell de Ciencias Naturales y el Parlament de Catalunya que hasta 1932 fuera primero un arsenal construido por Felipe V y luego un edificio municipal. Antes de irnos debemos recorrer la fuente central, sus paseos y para quienes se animen, una recorrida por el lago en botes a remo. En una simpática glorieta integrada al paisaje de la fuente, los segundos domingos de mes se baila tango por la tarde-noche.

Luego de una apacible tarde, no muy lejos del Parque, podemos ir caminando por el Passeig de Colom (Paseo Colón) hasta el Acuario de Barcelona (uno de los mejores de Europa) o bien llegar al mirador de Colón pero no para ver hacia dónde apunta su dedo (sabemos que para cualquier parte menos para aquí) sino para cruzar, observar el antiguo edificio de aduanas (reconstruido luego de ser bombarderado por la aviación franquista) y dirigirnos hacia “Las golondrinas”. Esta flota de pequeños barcos con nombre de pájaro se especializa en recorrer el puerto de Barcelona durante 40 minutos y os aseguro que es una experiencia muy pero muy bonita, de esas que no se pueden perder.

Los horarios y precios son: 12:15, 13:15, 14:15, 16:16 y 17:15 horas, y los adultos pagan 7,40€ y los niños entre 4 y 10 años, 2,80€. También hacen descuentos por más de 20 pax.

Una vez hayamos regresado de nuestro paseo en barco y sin salirnos del puerto, iremos por el puente levadizo hacia el Maremagnum a reconfortarnos con una buena merienda o para comprar regalos en este peculiar centro comercial. Una vez en el recinto del Moll de la Fusta (Muelle de Madera), podremos ver el primer cine en 3D que se instaló en España hace ya más de 17 años y el edificio del Aquarium. Recuerdo que, anclado en uno de los muelles de Maremagnum, visité al buque insignia de la Escuela Naval de Uruguay, el Capitán Miranda. También había un submarino ruso anclado unos cientos de metros más adelante.

Cuando decidamos regresar al centro de Barcelona, posiblemente pasaremos delante del primer submarino del mundo propulsado sin necesidad de aire, el Ictineo II, diseñado y construido por el catalán Narcis Monturiol. Y de camino, un poco más abajo, podemos homenajearnos por tan productivo día con unos buenos gofres que encontraremos en un pequeño chiringuito especializado. O bien, giraremos e iremos hacia el Museo de Historia de Catalunya pero no para visitarlo pues estará cerrado, sino para cenar en cualquiera de los exquisitos restaurantes que se encuentran en los bajos del edificio o directamente en el 1881 de Sagardi, en los altos del museo y con una excelente vista.

Check Also

Panamá, país delicioso

Alegría, colores y afectos son características asociadas a la cultura culinaria del país, donde se …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial