lunes, noviembre 18, 2019
Breaking News
Home | Destacados | Equipaje | Viajar ligero y no morir en el intento

Viajar ligero y no morir en el intento

Llegó la hora de hacer maletas para ese viaje que tanto deseas, ¡no te preocupes!

Por Gabriela Escalante (Ig: @gabriela_eg)

Los viajes siempre suelen representar una buena noticia. No importa si son por trabajo o por placer, salir de la rutina y escabullirte a un sitio completamente nuevo es necesario de vez en cuando para poder mantener tu salud física y mental. Sin embargo, sabemos que hacer la maleta muchas veces es una de las tareas más agotadoras.

Preparar el equipaje puede ser un momento muy tortuoso para muchos. Sobre todo porque muchas veces es complicado definir qué realmente va a ser usado en el viaje y qué no.

Si eres una de esas personas, ¡tranquilo! Te comprendemos, y por eso, hoy te explicamos cómo viajar ligero.

En realidad, es mucho más sencillo de lo que parece.

Solo tienes que tener en cuenta tres conceptos clave:

Temática del viaje.

Duración del viaje.

Comodidad durante el viaje.

Y sí, sabemos qué te está pasando ahorita por la cabeza: ¿por dónde empiezo?. En realidad, no te tomará mucho tiempo organizarte si tienes en mente esos conceptos y los aplicas, según lo que creas necesario.

La temática del viaje: ¿es trabajo o es placer?

Por ejemplo, los viajes de trabajo no suelen ser demasiado largos. Son viajes puntuales, en los que realmente tienes muy poco tiempo para conocer tu lugar de destino. Por eso, tienes que considerar que lo más probable es que pases tu tiempo en una oficina o en el espacio para el que esté creado tu trabajo, y para ello, debes sacar un par de cuentas.

Usarás más la ropa que usas diariamente para ir a trabajar que ropa casual, así que lo mejor es que llenes tu maleta con ese tipo de prendas. No obstante, eso no significa que dejarás de lado otro tipo de ropa como algún vestido por si vas a salir por la noche, o quizá unas bermudas si puedes darte un paseo por la playa. Aunque la balanza se incline a la formalidad, ¡no olvides la comodidad!

Ahora, si es un viaje de placer, tienes que tener en cuenta el lugar de destino. Es lo primordial. Si vas a la playa, no es nada coherente que te lleves suéteres que te sofoquen, ¡porque morirás de calor!, Revisa el clima y las temperaturas a las que vas, la humedad del ambiente, el lugar donde te hospedarás y los sitios que tienes pensado visitar.

Es importante que tengas en cuenta la clase de turismo que quieres hacer, porque hay sitios que tienen códigos de vestimenta. Por ejemplo, en muchos lugares no es bien visto entrar en teatros o museos con shorts. Así que para resolver esto, asegúrate de tener diferentes prendas de vestir de manera equilibrada. ¡No te faltará nada!

La duración del viaje: ¿para qué diez pares de zapatos para tres días?

¡Calma! No necesitas esa cantidad de zapatos y pantalones si tu viaje dura, por ejemplo, tres días. Después de entender las condiciones que te da el motivo de tu viaje, tienes que entender que la duración es un factor importante para decidir qué vas a llevar y qué no.

Si te vas por una semana, lo mejor es que distribuyas tu ropa de manera que puedas cubrir todos tus días sin problema. Un par de jeans, unas cinco camisas distintas, un par de zapatos de diferentes estilos y suficiente ropa interior, podría ser todo lo que necesites para pasar una semana tranquila y feliz. Además, siempre puedes dejar espacio en la maleta para las cosas que, seguramente, comprarás en el viaje.

Un truco es siempre llevar la cantidad de camisas equivalente a la cantidad de días que dura el viaje. Para guardar espacio y distribuir el peso, puedes enrollarlas. Las doblas, como normalmente lo haces, y justo antes de plegarlas por última vez, las enrollas en su lugar.

La comodidad del viaje: ¿vas a una posada en la playa o en la montaña?

Quizá, tu viaje es de mochilero. ¿Crees que sea conveniente llevarte toda tu casa guardada en la mochila que llevarás en la espalda? La comodidad es el tercer factor que tienes que tener en cuenta. Piénsalo: ¿disfrutarás igual el viaje con 20 cosas encima o con 2?

De esta manera, comenzarás a sacrificar aquellas cosas que realmente no vas a necesitar. Por ejemplo, un vestido corto para unas vacaciones en la nieve o unos tacones muy altos para pasar unas semanas en la selva.

Tu comodidad es lo principal, porque sea cuál sea la razón, todo viaje trae consigo una ración de reflexión y trabajo espiritual, y para ello, debes sentirte bien. Vas a recargar tus energías, porque cambiarás de aire, así que permítete también separarte un poco de tus cosas por unos días.

Tres conceptos para un mejor destino

Con estos tres conceptos marcados en tu pensamiento, estás listo para hacer una maleta ligera.

Sabrás diferenciar entre lo que necesitas y lo que quieres llevar solamente porque representa para ti un antojo. Siéntate un segundo antes de armar todo y piénsalo.

Recuerda que lo importante es que te sientas cómodo y posiblemente, incluso siguiendo estos pasos, te des cuenta al final del viaje que hubo cosas que llevaste que realmente no utilizaste. ¡No te preocupes! Son cosas que pasan. Nada de eso importa si disfrutaste.

Check Also

Parc de la Ciutadella, Port y Maremagnum

Por Carlos Callero El Parc de la Ciutadella debe su nombre por ocupar terreno de …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial