domingo, septiembre 15, 2019
Breaking News
Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | ¡Es hora de ir a la cama!

¡Es hora de ir a la cama!

Crear buenos hábitos para dormir en los más pequeñitos de la casa es un esfuerzo que vale oro. Éstas son algunas maneras de invitarlos a descansar sin despertar conflictos

Por Magaly Rodríguez

Desarrolle horarios regulares para acostarse y levantarse. Los padres son los responsables de ser consecuentes en la hora fija en la que los niños deben irse a la cama si los padres no funcionan como un frente unido -o si las reglas no se cumplen siempre-, los niños serán más reacios a acostarse a la hora señalada. En verano, fines de semana u ocasiones especiales, es muy probable que los horarios infantiles de sueño se alteren. Procure que estos cambios para acostarse y levantarse no excedan las dos horas. De esta manera, los pequeños podrán reajustarse con facilidad cuando deban volver a la rutina escolar.

Fomente costumbres relajantes. Los niños son criaturas de hábitos. Darse un baño antes de dormir, cepillarse los dientes, ponerse el pijama y escuchar un cuento leído por los padres es una secuencia que relaja y prepara psicológicamente al pequeño para descansar. A medida que se acerque la hora de dormir, los padres deben hacérselo notar al niño con suficiente antelación, para evitar que éste luego se sienta arbitrariamente interrumpido en sus juegos o actividades.

Cree las condiciones propicias para dormir. El cuarto del niño debe ser tranquilo, oscuro, silencioso, suficientemente ventilado y con una cama convenientemente adaptada a su edad y talla. Si al pequeño le intimida la oscuridad o no quiere sentirse solo, la National Sleep Foundation de Estados Unidos considera válido el uso de luces auxiliares y de peluches que le inspiren seguridad; sin embargo, es ideal que aprenda poco a poco a dormir sin necesidad de estos recursos y que se acostumbre a descansar en su propia cama.

No permita televisores, videojuegos, ni computadoras en el dormitorio. Cuando tales aparatos forman parte del mobiliario en el cuarto del niño, suele ser más difícil desconectarlo de los estímulos audiovisuales para animarlo a descansar. Es mejor mantener dichos artefactos en las áreas comunes para asegurar su control.

Evite la sobreestimulación justo antes de dormir. No es recomendable que los niños protagonicen un encendido combate con videojuegos violentos, cuando se acerca la hora de descansar, dado que la subida de adrenalina que obtienen con juegos excitantes impedirá que se relajen rápidamente. Ponga una hora tope para jugar ciertos títulos o sustitúyalos por opciones más tranquilas; lo mismo aplique para películas y programas agresivos o juegos físicos intensos. Por otro lado, prohíbales el consumo de bebidas con cafeína, al menos dos horas antes de dormir.

Disfruta de la revista en Issuu

Check Also

Ideas para un rincón de lectura infantil en casa

Por Marisela Castillo Apitz Crear el hábito de la lectura en los niños ayuda a …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial