viernes, febrero 14, 2020
Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | Mindfulness: atención plena, aquí y ahora

Mindfulness: atención plena, aquí y ahora

La palabra mindfulness significa “atención plena” y hace referencia tanto a un método de meditación como a una forma de vida. Es una práctica que se ha ido consolidando en las últimas décadas y ha logrado difundirse formalmente en algunas partes del mundo gracias al interés que ha mostrado tanto la ciencia como la psicología al conocer y comprobar sus beneficios. Sin embargo, la atención plena o Mindfulness es una enseñanza milenaria transmitida por Siddharta Gautama, el Buda, cuya esencia es entrenar la atención absoluta en el momento presente, sin emitir juicios.

Por Paola Cortés

El desafío de estar presentes

Practicar mindfulness implica asumir el compromiso de abandonar todo tipo de actitud de escapismo o tendencias a evadir todo lo que genere incomodidad. Significa aceptar los conflictos y el dolor, en todas las formas en las que se pueda manifestar, ya sea tristeza, angustia, depresión o el enojo, entre otras. El propósito es reconocer las emociones y los estados mentales fluctuantes con el fin de ejercitar una y otra vez, la desidentificación de esos estados, es decir, entender que uno no es lo que piensa ni lo que siente.

Observar la naturaleza de la mente, inquieta, confusa y cambiante, requiere disciplina y mucha voluntad para vencer todas las resistencias que van surgiendo en los primeros tiempos. Permanecer atentos pese a las distracciones va estabilizando y solidificando la forma de ser y de vivir, con uno mismo y en relación. Esto permite mantener el discernimiento y la claridad en situaciones críticas sin dejarse arrastrar por los impulsos del momento.

En definitiva, el resultado es ver aquello que sucede, sin dejar que las emociones contaminen la experiencia real, y lograr mantener una visión clara, evitando salir corriendo en busca de una solución rápida que borre el dolor como por arte de magia. Por el contrario, con Mindfulness no se pretende borrar el dolor a la brevedad, sino que se aspira a reconocerlo, observarlo con curiosidad e ir directamente hacia su origen para luego trascenderlo.

Vivir con conciencia significa dejar de correr detrás de los pensamientos y abandonar el hábito de reaccionar cegados por las emociones. Es aceptar lo que es, tal y como es, sin intención de modificar el curso de los acontecimientos. Es estar en calma en medio del caos, sabiendo que la realidad no es muy alentadora. Se trata de hacer una pausa, respirar y recordar que no hay por qué decidir o actuar bajo el mando de los impulsos para salir del paso, sin medir los resultados.

En el sendero de la atención plena, lo único que cuenta es el momento presente, no existe el pasado, y tampoco hay un futuro prometedor que funcione como excusa para evadirse del hoy. La asimilación de esta enseñanza permite entender que no se puede luchar contra lo inevitable, no se puede emprender una batalla para erradicar el dolor de la vida porque es inherente a ella. De esta forma se consigue comprender que de nada sirve apegarse a todo lo que aparente brinda seguridad y estabilidad, creyendo que de esa manera todo estará resuelto.

La belleza de esta práctica radica en dejar que duela, dejar que todo alrededor se tambalee, liberar el peso de sentir que hay que tomar acción para resolver algo sobre lo que no se tiene control y de esa forma, encontrar la vía hacia el crecimiento y el enriquecimiento interior.

Beneficios de la práctica de Mindfulness

Es un camino hacia el autoconocimiento. Enseña al practicante a tomar conciencia de sus actos, observando cómo afectan en sí mismo y al entorno. Es un ejercicio de “darse cuenta”, un entrenamiento arduo y permanente pero necesario para aquietar los torbellinos emocionales que impelen a las personas de un lado a otro en el intento vano de aferrarse a algo que les de seguridad y estabilidad.

También es una forma de poner en práctica la compasión, hacia uno mismo primero, cuando se es testigo de todas las sombras y aspectos desagradables o vergonzosos que yacen en lo profundo de cada persona y luego se extiende hacia los demás.

¿Cómo entrenar la mente en la atención plena?

Los cuatro fundamentos del Mindfulness plantean que existen cuatro aspectos sobre los cuales es posible tomar conciencia para empezar a practicar. Dichos aspectos son: la respiración -que merece especial atención-, el cuerpo, la mente, los sentimientos y todo que derive de la propia experiencia de vida.

Teniendo estos datos en cuenta, es interesante destacar que no importa dónde o en qué condiciones se esté, siempre es posible empezar a tomar conciencia. No hace falta nada más que una intención firme y constancia ya que el resto del material -el cuerpo, la mente, los sentimientos- está a disposición de cualquier persona que se anime a esta vivencia.

Vivir con atención plena es la bendición de despertar a la vida y poder disfrutar en el “aquí y ahora” del milagro de todo cuanto existe, empezando por uno mismo

Disfrute de la revista en Issuu

Check Also

La inocuidad de los alimentos no debe pasar desapercibida

Información cortesía de Tetra Pak – www.tetrapak.com Un buen manejo de los alimentos ayuda a …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial